Artrosis y células madres


La artrosis es una enfermedad que produce la degeneración progresiva de la estructura del cartílago articular, puede afectar a cualquier articulación del cuerpo causando inflamación, dolor y deformidad de la misma en grado variable. En muchas ocasiones progresa lentamente, no precisa tratamiento o puede controlarse bien mediante medicación o fisioterapia, en otras causa dolor e importante dificultad al andar y precisa incluso la implantación de una prótesis.

El tratamiento de artrosis de rodilla con células madre mesenquimales ha obtenido importante alivio del dolor y de la dificultad al caminar en más del 90 % de los pacientes con atrosis avanzada tratados. La mejoría del dolor y la incapacidad funcional se experimenta entre 1 y 3 meses después de efectuado el tratamiento y sigue una mejoria progresiva tanto al cabo del primer como del segundo año

¿Cómo se realiza el tratamiento de la artrosis de rodilla con celulas madre?

Previamente, el equipo médico valora si el tratamiento está indicado mediante el historial, la exploración y el estudio de las radiografías y resonancia magnética.

Se realizan los estudios preoperatorios: análisis de sangre que incluye serologías de infecciones para seguridad, radiografía de tórax y electrocardiograma.

Se extrae células madres mesénquimales de la medula ósea de la cadera o por lipoaspiración, el cual mediante proceso de técnicos certificados extraen las células mesenquimales.

Tras la preparación antiséptica se inyecta el producto celular en la articulación (mismo procedimiento que en una infiltración de cualquier medicamento).  Se aplica un simple apósito. Permanece unos 10 minutos en la sala de recuperación se concede el alta.

Se recomienda reposo casi absoluto de 48 horas y reposo relativo durante una semana.

Posteriormente según la evolución se personalizan los controles y las pautas de rehabilitación